.post img { border:5px solid #d2d2d2; padding:2px; }

viernes, 23 de junio de 2017

RESEÑA: Not your sidekick de C.B. Lee

Bienvenidxs a Andover, donde los superpoderes son comunes pero hacer unas prácticas es complicado. Preguntad a Jessica Tran, quien a pesar de su linaje heroico se ha resignado a una vida sin superpoderes y busca abultar sus solicitudes para la universidad cuando encuentra las prácticas perfectas (¡pagadas!)... para el supervillano más infame de la ciudad.

El lado bueno es que deberá trabajar con la chica que le gusta en secreto, Abby, la cual puede tener secretos propios, y con la misteriosa "M". Pero lo que empieza como una forma divertida de molestar a sus padres se vuelve peligroso cuando descubre un complot mayor que la lucha de héroes y villanos.

Este es uno de lo mil libros que me encantan pero nunca me había animado a hacer reseña y ahora es el momento perfecto por dos motivos: primero, es voces propias por protagonista bisexual asiática-americana, y segundo, porque SE VA A PUBLICAR LA SEGUNDA PARTE. Se llamará Not your villain y estará protagonizado por otro personaje, que en este es secundario, y además es transgénero así que ¡representación queer a punta pala! *confetti*

Dentro de unas décadas la Tercera Guerra Mundial arrasará el mundo pero, como tantas cosas antes, no terminará con los seres humanos. La gente se reorganizará y continuará con sus vidas, aunque haya algunos cambios. Por ejemplo, ahora existen personas con superpoderes, a pesar de que Jessica Tran no es uno de ellos. Todo el mundo sabe que nadie desarrolla poderes después de los diecisiete años y conforme se acerca su cumpleaños, Jess se esfuerza en comprobar todas las opciones. Ni siquiera necesita ser una superheroína como su ídola, Captain Orion, ni sus padres, defensores de la ciudad, ni como su hermana mayor Claudia, por mucho que le gustaría volar. Pero nada. Jess no tiene nada, ni siquiera la inteligencia de su hermano pequeño, que a los trece años ya ha inventado chismes inútiles y no le importa no ser súper.

Esto es lo que marca toda la personalidad de Jess al inicio de la novela: es normal y odia sentir que está decepcionando a sus padres. Se siente invisible en el instituto, ignorada por la chica que le gusta, desconectada de su herencia china-vietnamita por haber nacido y crecido en Estados Unidos... se siente, en general, fuera de lugar y poco importante. Se ha resignado a tener una vida normal e ir a la universidad, pero con su falta de actividades extraescolares, necesitará unas prácticas impresionantes que será lo que la saque de su zona de comfort.

Así se ve involucrada en la empresa de Master y Mistress Mischief, los supervillanos de la ciudad y archienemigos de sus padres. Irónicamente, Jess no cree que sean tan malos: todos sus planes son más bien jugarretas inofensivas, y a veces incluso ayudan a la gente (no quiero revelaros uno de los chistes del libro, pero la camiseta que lleva en la portada dice "Master Mischief was right about the cheese"). Todo el sistema de héroes vs. villanos es muy clásico en el libro, y se trata casi como un entretenimiento televisivo: sus peleas aparecen por televisión, les hacen entrevistas, se vende merchandising, y por supuesto, todos esperan que los villanos pierdan.



Uno de los rasgos más entrañables de la novela son las relaciones de amistad y románticas. Jess trabaja junto a la chica que le gusta, Abby, y aunque está convencida de que jamás se fijará en ella las dos desarrollan una amistad adorable. Los mejores amigos de Jess son Emma y Bells, y las escenas en que aparecen los tres juntos son las más divertidas y naturales. Es un libro donde los adolescentes suenan como adolescentes, y no como gente de treinta y tantos que se han preparado un discurso. Todos estos personajes secundarios tienen personalidades propias y cumplen su función en el argumento sin que parezca que están ahí solo para hacer el personaje de Jess creíble. También la vida familiar de Jess es digna de mención, con sus padres en el límite entre querer que ella sea feliz y la preocupación de que no tenga ningún don especial y se desanime. Las bromas y enfados con su hermano pequeño son de lo mejor y totalmente realistas, y su hermana mayor... bueno, eso ya es más complicado. Ella es la imagen de lo que Jess no puede ser, la superheroína perfecta, y eso no es fácil para nuestra protagonista, que se siente apartada e infravalorada por su hermana.

“I’ve always been in your shadow. What makes you think I want to keep doing that? I want to be my own person, be liked for who I am, not just for copying you!”

Los últimos detalles son el worldbuilding y la narrativa. Me encanta el mundo postapocalíptico pero más o menos normal que describe la autora, con un montón de avances pero al mismo tiempo cosas tan tontas como robots que limpian las casas. En algunos momentos se pueden entrever tonos más oscuros, por ejemplo cómo los padres de Jess emigraron desde Asia, pero no se profundiza mucho. En cuanto a cómo está escrito es uno de los pocos libros que he leído en tercera persona del presente, pero está todo desde el punto de vista de Jess así que no difiere mucho de otros tantos libros juveniles en primera persona. Es un poco simple en este ámbito, y eso unido a algunos toques infantiles en el argumento hace que me haya resultado más tirando hacia middle-grade que young adult.

En general es un libro ligero, muy divertido y dinámico, con relaciones entrañables de amistad, familiares y románticas. No tiene mucho peso argumental pero esto lo contraresta con unos personajes adorables y unos temas sobre el desarrollo personal y ser tú misma muy positivos. Y por supuesto la representación de personas racializadas y LGBT+ está on point.

RECOMENDACIONES LGBT+ (AMARILLO #5)

Estoy intentando mantener las recomendaciones variadas en cuanto al tipo de representación que tienen, pero he dejado un poco de lado a los hombres cis gays y bisexuales, así que allá van un par de libros más para ellos, que ya tocaba. Además, aparte de Nimona, aquí está el otro cómic que se ha colado en los posts LGBT+

The Backstagers, de James Tynion IV y Rian Sygh


Cuando Jory es transferido a la escuela privada para chicos St. Genesius, se imagina que unirse a al club de técnicos de teatro significará tan solo acarrear atrezo y clavarse astillas.

Para su agradable sorpresa, descubre que hay una puerta entre bastidores que lleva a mundos diferentes, y que todos en el grupo de técnicos lo saben.

El mundo entero es un escenario... ¡pero lo que pasa tras el telón es pura magia!


¿Comics cuquis que sirven como crítica para ciertos aspectos de la comunidad LGBT+? Sí, por favor. En The Backstagers seguimos las aventuras de los ayudantes del club de teatro, quienes se encargan de montar los escenarios, la iluminación o los objetos que van a usar en la obra, pero lo que transmite es mucho más.

Lo más llamativo de este cómic es la diferencia que se hace dentro del instituto entre la gente popular, los marginados y los marginados dentro de los marginados. Nos presentan el grupo de actores de teatro como la típica imagen del movimiento LGBT+ con dos personajes blancos, dramáticos y codificados como gays que literalmente acaparan los focos y la atención. Por el contrario, el grupo de los protagonistas, los técnicos de teatro que se pasan el tiempo entre bambalinas, representan la parte del colectivo más invisibilizada: personas queer racializadas, personas transgénero, con cuerpos no normativos, etc. que son ignorados por los actores.

Aparte de este significado más bien sutil, nos encontramos con una historia de fantasía, en la que el chico nuevo del colegio encuentra un lugar donde ser él mismo aunque se meta en un montón de líos al explorar los túneles mágicos bajo el instituto y luchar con criaturitas que devoran cualquier cosa de color rojo. El grupo de protagonistas tienen unas personalidades muy variadas y transmiten un motón de sentimientos (en serio, chicos adolescentes expresando sus sentimientos de forma sana, amo este concepto).

En general me recuerda mucho a una versión masculina de Lumberjanes (Leñadoras), que tiene un concepto, estética e incluso unos personajes similares excepto que en ese caso se trata de girl scouts en un campamento en lugar de un club de instituto. Aunque no es voces propias en todos los ámbitos que abarca, el grupo que trabaja en él lo forman un escritor bi y un dibujante transgénero, y si queréis saber más (*tos* aparte de leerlo *tos*) tenéis aquí mi reseña completa.




Tras el suicidio de su padre, ha sido difícil para Aaron encontrar la felicidad, pero con el apoyo de su novia Genevieve y de su saturada madre lo está consiguiendo. Sólo la cicatriz de su muñeca le impide olvidar. 

Cuando empieza a tener sentimientos confusos hacia un chico nuevo, Thomas, Aaron decide acudir al Instituto Leteo y alterar su memoria, incluso si eso significa olvidar quién es en realidad.


¿Por qué tiene la felicidad que ser tan dura?


Ah sí, Adam Silvera, mi archienemigo. Nos vemos las caras de nuevo. Éste fue el primer libro publicado del autor, una novela contemporánea con mucha carga emocional y romántica, del que ya hice una reseña aquí. Además del dolor físico que te puede provocar leer esto, hay que señalar que tiene toques de ciencia ficción porque existe una empresa, el Instituto Leteo, que borra recuerdos selectivos a sus clientes, normalmente para eliminar momentos traumáticos. Yo al principio no me di cuenta pero en el caso de Aaron, el protagonista, que la quiere usar para eliminar sus sentimientos por otro chico, esto tiene una relación directa con un tratamiento de la vida real que está probado como traumático e inútil para las personas queer: las terapias de conversión.

Me gusta mucho porque a parte de la homosexualidad toca otros temas peliagudos como la pobreza, el maltrato familiar, el suicidio, etc. La forma en que está contado, desde el punto de vista de Aaron hace que haya mucha relación entre lo que se desarrolla en la historia y cómo él lo cuenta. Esto ayuda a meterse de lleno en la novela y  que la vivas con intensidad. No os diré que es un libro fácil de leer, porque no lo es, pero sí es un libro que merece la pena. Y es voces propias por protagonista latino queer, que no lo había mencionado aún.

It’s okay how some stories leave off without an ending. Life doesn’t always deliver the one you would expect.


Crooked Kingdom, de Leigh Bardugo



Tras llevar a cabo un trabajo que todos consideraban imposible en la Corte de Hielo, el prodigio criminal Kaz Brekker se siente imparable.

Pero la vida está a punto de dar un giro peligroso, y aun teniendo amigos que están entre los delincuentes más peligrosos del mundo, Kaz va a necesitar algo más que su suerte para sobrevivir en los despiadados bajos fondos de la ciudad de Ketterdam.




En realidad supongo que aquí debería poner Seis de Cuervos, que es la primera parte de la duología y es la que está ya a la venta en español, pero la portada no es amarilla y además Crooked Kingdom tiene algo muy importante: KUWEI YUL-BO. Mi diminuto hijo gay desvergonzado. Aparte de él que es secundario aparecen otro personaje gay y uno claramente bisexual.

Sinceramente Leigh Bardugo sigue siendo una de esas escritoras cishetero que meten una relación m/m y ya la gente promociona este libro como si fuera el punto álgido de la diversidad en la literatura pero: no. Es un primer paso para hacer las cosas bien. De un grupo de seis protagonistas tenemos dos racializados, dos queer y uno con disabilidad física (además de que casi todos tienen mogollón de movidas psicológicas pero eso es tema para otro día) pero todos son personajes complejos con sus propios arcos argumentales y no cae en clichés ni tropes dañinas. Aun así, evitemos glorificarlo: es una buena historia de fantasía con un argumento muy inteligente y personajes bien pensados pero no es la panacea. Aún hay mucho camino por andar, empezando por publicar a más autorxs racializadxs y queer en lugar de colgarles medallas a los demás por incluir sus marginalizaciones en sus historias.



Todavía faltan tres posts de estos no voy a acabar ni de coña

domingo, 18 de junio de 2017

RECOMENDACIONES LGBT+ (VERDE #4)

YA ESTOY AQUÍ DE NUEVO QUE NADIE SE ALARME

Y sin más dilación las recomendaciones queer con portadas más o menos verdes que me quiero ir a dormir



Nimona, de Noelle Stenvenson


Nimona es una cambiaformas con un don para las maldades. Lord Ballister Blackheart es un villano con una vendetta. Como secuaz y supervillano, podrían causar el caos. Su misión: probarle al reino que Sir Ambrosius Goldenloin y sus colegas del Instituto de Orden Público y Heroísmo no son lo que todos piensan.

Pero conforme pequeñas travesuras se convierten en una sangrienta batalla, Lord Blackheart se dará cuenta de que los poderes de Nimona son tan turbios y misteriosos como su pasado. Y su lado impredecible puede ser más peligroso de lo que quieren admitir.

Tenéis la reseña completa recién sacada del horno, así que no me explayaré: un cómic autoconclusivo muy sencillo de leer, con unos diálogos y unas relaciones muy divertidas pero que coge un tinte más oscuro conforme avanza la trama. Es una de mis favoritas y tiene una relación m/m con muchas complicaciones (y demasiado sutil a veces) pero merece la pena aunque sea solo por el desarrollo de la propia Nimona. Y para convenceros, unos paneles de la primera página:


Ida, de Alison Evans


Ida tiene más problemas que otros jóvenes para saber qué camino tomar en su vida. Ella puede cambiar entre universos paralelos, lo que le permite seguir caminos alternativos. Un día Ida ve una copia semi-transparente de sí misma en el tren y empieza a preguntarse si de verdad controla su habilidad o hay más consecuencias de las que se pensaba.

Y aun así, ¿cómo puede saber si al final un universo es mejor que otro? ¿Y si esos cambios continuos la llevan a perder lo que es más importante para ella, justo cuando está descubriendo lo que es, y nunca puede encontrar el camino de vuelta?

Aunque no fue una de mis lecturas favoritas porque el argumento se me hizo bastante confuso y muy anticlimático, el desarrollo de Ida me pareció interesante y además tiene algo que no veo muy a menudo en libros juveniles: unx personaje genderqueer, que utiliza pronombres neutros (en la versión inglesa, they/them). Además esa persona es el interés amoroso de la protagonista bisexual, y aparecen otros personajes queer: un chico trans adolescente y dos personajes de género fluido que se encargan de vigilar a los viajeros entre realidades. Un poco al estilo Sex criminals, si lo habéis leído sabéis a lo que me refiero. Si queréis el análisis en profundidad DADLE CLICK AQUÍ NO SOY UN VIRUS.



Every heart a doorway, de Seanan McGuire


Siempre ha habido niños que desaparecían en ciertas situaciones y aparecían... en otros lugares. Pero los reinos mágicos no quieren niños desgastados una vez se han aburrido de ellos. Nancy se marchó una vez, pero ahora ha vuelto, y las cosas que experimentó la... cambiaron.

Los niños al cuidado de Miss West lo comprenden bien. Todos están buscando una forma de volver a su propio mundo de fantasía. Pero la llegada de Nancy marca un cambio en el Hogar. Hay algo oscuro acechando tras las esquinas y cuando la tragedia sucede, depende de Nancy y sus nuevos compañeros descubrir la verdad. Sin importar el precio.

Esto es una novela corta con protagonista asexual que me encantó. Trata de un colegio "especial" al que acuden niños que han estado desaparecidos para readaptarse al mundo real. Porque desaparecidos, aunque su familia no les crea, significa que han ido a otros mundos. Básicamente, pensad en qué pasa cuando Alicia vuelve del País de las Maravilla, o Wendy de Nunca Jamás, y tienen que dejar atrás sus mundos de fantasía.

La autora construye unos mundos y unas consecuencias muy originales e interesantes, unos personajes adolescentes muy realistas (a ver, uno toca la flauta para hablar con esqueletos, pero ya me entendéis). La representación LGBT+ está muy bien llevada: además de la protagonista asexual hay un personaje secundario transgénero, y ambos temas son explicados con brevedad y tratados con mucho respeto por parte de la autora. Todo esto se mezcla con una trama de misterio y asesinatos, y ya tenéis una historia distinta a todo lo demás que os enganchará seguro.
You're nobody's rainbow. You're nobody's princess. You're nobody's doorway but your own, and the only one who gets to tell you how your story ends is you.

¡Y hasta aquí las recomendaciones de hoy! Todavía nos queda la mitad así que intentaré publicar una cada tres días para acabar en Junio. ¿Habéis leído algún libro LGBT+ este mes?

sábado, 17 de junio de 2017

RESEÑA: Nimona, de Noelle Stevenson

Nimona es una cambiaformas con un don para las maldades. Lord Ballister Blackheart es un villano con una vendetta. Como ayudante y supervillano, podrían causar el caos. Su misión: probarle al reino que Sir Ambrosius Goldenloin y sus colegas del Instituto de Orden Público y Heroísmo no son lo que todos piensan.

Pero conforme pequeñas travesuras se convierten en una sangrienta batalla, Lord Blackheart se dará cuenta de que los poderes de Nimona son tan turbios y misteriosos como su pasado. Y su lado impredecible puede ser más peligroso de lo que quieren admitir.

Nimona es un cómic autoconclusivo que empezó como un webcomic que la autora subía a internet de forma gratuita, un par de páginas a la semana. Me enganché desde que lo vi por tumblr allá por 2014 y me encanta releerlo de vez en cuando porque es una historia a la que tengo mucho cariño y le daría cinco estrellas una y otra vez.


Sigue la historia de Nimona, una chica adolescente que puede transformarse en distintos animales o en otras personas y se une a un supervillano para ayudarle a causar el caos en el reino. Por desgracia para ella, al "villano" no le gustan los asesinatos indiscriminados, prender fuego a edificios ni intentar coronarse rey. Por el contrario, le gusta la ciencia, los juegos de mesa y las anchoas en la pizza. Pero un desafortunado accidente años atrás obligó a Blackheart a cambiar su prometedora carrera como caballero para convertirse en archienemigo de su antiguo compañero Sir Goldenloin (no me estáis viendo ahora mismo pero estoy llorando lágrimas como puños, la vida es muy injusta).

Así que tenemos personajes con motivaciones complicadas y cuyas experiencias pasadas les han convertido en lo que son ahora. Hay una red de rencores y secretos que se van desenredando conforme avanza la historia y da pie a un desarrollo de los personajes muy interesante y creíble. Y por supuesto tenemos a los auténticos malvados, el Instituto, que también piensan que están haciendo lo correcto pero demuestran una falta de moral muy obvia con su modus operandi de "el fin justifica los medios". El worldbuilding es muy curioso, parece medieval a primera vista y obviamente hay magia pero de repente los personajes se llaman entre sí por skype en pantallas holográficas y hay neveras y pizza a domicilio. Así que... ¿fantasía medieval con toques de ciencia ficción?

Nunca sé muy bien cómo hablar de la narrativa de los cómics porque es tan distinto a lo que estoy acostumbrada en las novelas, pero Noelle Stenvenson ha conseguido hacer un guión con el equilibrio perfecto entre serio y adorable. La relación entre Nimona y Blackheart es muy ambivalente y como parte de una dinámica padre/hija (o más bien tutor sensiblero/discípula díscola) vemos que exploran sus miedos sobre quién son en realidad y hasta donde llegarían por la gente a la que quieren, pero plagada también de escenas cotidianas.



La trama se vuelve confusa a veces, sin mucho objetivo, pero yo lo considero un cómic muy character-driven, en el que la historia se centra y nutre de los personajes, así que incluso las escenas que en el gran esquema de la narrativa no son muy útiles aportan mucha profundidad a los personajes. Esto también puede verse influenciado por el estilo de dibujo: las figuras son simples y tienen mucho movimiento, siempre hay bastantes paneles por página y varios personajes interactuando, lo que a veces hace que ciertas escenas se vean... ¿abigarradas? ¿Esa palabra se usa fuera de Aragón? Bueno, sobrecargadas, confusas, ya me entendéis. Aunque me gusta mucho el dibujo de Noelle Stevenson si sumamos esto a que usa una paleta bastante homogénea, en la que suele imperar los rojos o los verdes dependiendo de dónde tenga lugar la escena, lo hacía un poco apabullante.

Para finalizar, me encanta el mensaje que manda, sobre la familia y confiar en tus seres queridos y que eres quien decides ser y OH MIRAD ESO ESTOY LLORANDO OTRA VEZ. Lo he incluido en mis reseñas de Junio porque aparece una relación entre personas del mismo género (aunque no sea muy obvia al principio) y no tengo claro de si debería contarlo como voces propias porque no sé exactamente cómo se identifica la autora. Pero yo misma pongo la mano en el fuego para que sepáis que la relación es preciosa y complicada y está tratada con mucha naturalidad.

Si nunca habéis leído cómics y os gusta la fantasía es un momento perfecto para empezar: sencillo, autoconclusivo y ya está en español. (Lo vi el otro día en Fnac pero no me acuerdo ni encuentro por ningún lado quién lo publica).

martes, 13 de junio de 2017

Recomendaciones LGBT+ (Azul claro #3)

¡Con lo bien que iba llevando al día estos posts y me he atrasado! Pero no sufráis que ya estoy aquí con la tercera columna de la serie: azul claro.



The abyss surrounds us, de Emily Skrutskie


Cassandra Leung lleva toda la vida entrenando monstruos marinos para defender sus barcos de los piratas. Pero cuando la capitana pirata Santa Elena la secuestrase durante su primera misión, su sueño de ser una entrenadora parece estar acabado.

No hay tiempo para lamentarse. Santa Elena tiene un monstruo a punto de nacer esperándola en el barco: quiere reclamar los mares con su propia bestia, y necesita una entrenadora para lograrlo. Ordena a Cas que la críe y entrene para luchar para los piratas. Si falla, su sangre teñirá el mar. Pero Cas ha crecido luchando contra piratas. Y no va a parar ahora.

Esta es como la cuarta vez que hablo de esta duología en el blog y a Dios pongo por testigo que no será la última. Tiene el balance exacto de conflictos morales, batallas entre piratas y monstruos marinos, concienciación del medio ambiente, personajes manipuladores, dinámicas familiares y chicas besándose. Es perfecto en todos los sentidos excepto que no es voces propias (miradme llorar) pero tiene una relación f/f maravillosa y muchas protagonistas racializadas y me da mucha pena que no se le haya prestado más atención, así que deberíais leerlo antes de que yo os lo destripe. Hace poco salió su segunda y última parte, de la que tenéis reseña aquí, pero mucho cuidado al leerla si no habéis leído aún The abyss surrounds us, aunque intenté mantenerla sin spoilers, se entiende como terminó el primero.



Dreadnought, de April Daniels

Hasta que Dreadnought cayó del cielo y murió frente a ella, Danny estaba intentando ocultar que es transgénero. Pero al fallecer, el superhéroe le pasó sus poderes, transformando el cuerpo de Danny en lo que ella siempre ha querido que sea. Debería ser el momento más feliz de su vida, pero entre la obsesión de su padre con "curarla", su mejor amigo queriendo salir con ella, y otros superhéroes discutiendo su lugar entre sus filas, la situación es demasiado complicada. No hay tiempo para adaptarse: Utopia, la asesina de Dreadnought, acecha New Port City y Danny es la única que puede detenerla.

Leí esto para hacer la reseña de la primera parte y de su secuela, Sovereign, y me encantaron los dos. ¿Un montón de superhéroes que no son blancos ni cishetero? sign me the FUCK up 👌👀👌👀👌👀👌👀👌👀

Tiene un concepto muy interesante y consigue fusionar bien los dos extremos de la historia: lo emocionante que es para Danny convertirse en superheroína y los conflictos con los que tiene que lidiar porque por primera vez los demás la ven como una mujer. Además está narrado de una forma que, a pesar de ser en primera persona y mostrar mucho la vida interior de la protagonista, resulta muy visual. Si os gustan los cómics o las películas de superhéroes, os encantará.

Peter Darling, de Austin Chant


Hace diez años Peter Pan abandonó el País de Nunca Jamás para crecer, dejando atrás sus sueños infantiles de ser un niño para siempre y resignándose a vivir como Wendy Darling. Aun así, crecer sólo le ha hecho darse cuenta de cuán inescapable su identidad masculina es. Pero cuando regresa a Nunca Jamás, todo ha cambiado: los Niños Perdidos se han convertido en hombres y los juegos de guerra que solían jugar se han vuelto reales y mortales. Incluso más impactante le resulta la atracción que Peter nunca supo que podía sentir por su viejo rival, el Capitán Garfio - y el descubrimiento de que ya no está seguro de cuál de ellos es el auténtico villano.

Quizás, y solo quizás, haya tenido que retocar esta imagen para ponerlo en los azules. Pero es que tenía dos libros con portadas verde-azuladas que no sabía dónde meter, ya me perdonaréis (o me lo agradeceréis, si os convenzo de que leáis esto).

Peter Darling es un retelling-secuela de la historia de Peter Pan en la que el protagonista vuelve a Nunca Jamás, ya adulto, tras una ausencia de diez años. Había intentado vivir en Londres junto a su familia pero finalmente la presión de fingir que era Wendy Darling pudo con él y huyó de nuevo. Es voces propias por protagonista transgénero gay y está (¡de momento!) en mis libros favoritos de 2017 porque tiene muchísima acción, unos personajes complicados y que evolucionan durante la historia, giros argumentales súper inteligentes y el romance on point. Si queréis una versión más larga de mis gritos por este libro: la reseña.









¡Y ya llevamos nueve recomendaciones este mes! ¿Cómo van vuestras lecturas de junio? ¿Habéis leído alguno de estos títulos?

© sparsireads
Maira Gall