.post img { border:5px solid #d2d2d2; padding:2px; }

miércoles, 29 de marzo de 2017

Por qué los heteros no deberían escribir personajes LGBT+: El Lado Oscuro de Sally Green.

Muy bien peña espero que estéis de humor para una sesión de rajamiento porque estoy enfadadísima desde hace tiempo con un tema muy particular: las escritoras heterosexuales que intentan incluir personajes LGBT+ en sus libros y lo hacen mal. Fatal. Horriblemente.

Y uno de los libros juveniles en los que peor representación he visto ha sido la saga Half life, traducido como Una vida oculta en español por la editorial Océano Gran Travesía. (Look at me dropping names). Tiene una trilogía principal, El lado oscuro, El lado salvaje y El lado perdido, y varias historias cortas de relleno.


De primeras un tema general: la motivación. ¿Por qué un autor escribe personajes queer?
Razones aceptables: PORQUE LA GENTE QUEER EXISTE. FIN. Hay peña LGBT+ en el mundo, así que se les debe representar en la literatura (y en el cine, y en la televisión, y así sucesivamente).
Razones inaceptables: para ganar puntos de inclusividad, ir de progres o por fetichismo puro y duro.

Si se escriben con tacto y por el motivo correcto, no hay nada de que preocuparse. (Todo esto va con gifs de mi comandante Lexa por motivos obvios si veíais los 100).

Además habrá muchísimos spoilers.


Antes de que nos llevemos las manos a la cabeza, pensad cuántos libros famosos de género joven-adulto habéis visto con personajes LGBT+, especialmente en las áreas de fantasía y ciencia ficción. A mí, que se hayan traducido al español estos años, me vienen a la cabeza The Raven Boys (chico gay y chico bisexual), The mortal instruments (chico gay y chico bisexual) y por supuesto Half Bad que va a ser el foco de mi ira hoy (chico gay y chico bisexual). ¿Alguien va notando una pauta o soy solo yo? Bueno, como no quería que pareciera una pregunta retórica, he buscado una lista en Goodreads: temas LGBT en libros juveniles. Adivinad cuántas historias hay que no sean m/m. Adivinad cuánto hay que bajar para encontrar la T de LGBT. (Al menos hay bastantes libros de autores gays, supongo. Las voces propias van ganando terreno. Pequeñas victorias.)

Así que lo primero que quería plantearme es por qué las autoras hetero escriben siempre relaciones m/m y, gracias a la magia de internet, sabemos la respuesta de Sally Green. Y tiene telita la cosa. Cuando le preguntaron cómo ideaba a sus personajes, específicamente a Gabriel, el interés amoros gay de su protagonista, soltó ésta mierda:

I decided he would be homosexual but didn’t want him to be a stereotypical gay person. I wasn’t sure how to do it so I just wrote him as a man whom I would find very attractive (handsome, strong, intelligent, masculine) but I also made him be in love with Nathan.

Por favor, basta. No vuelva a hablar ni escribir jamás, ya he oído suficiente.

Esta tipa nos acaba de resumir la fetichización de las relaciones gays para consumo femenino. Básicamente quería una relación m/m pero no quería que Gabriel fuera "el típico gay", y cómo no sabe cómo hacer personajes gays que no sean clichés, escribió al tipo de tío que le gustaría tirarse y lo lió con su protagonista. Muy sano todo. Cero de homofobia. Ah, y soy una gran fan de tener evidencia para respaldar mis acusaciones. ¿Creíais que no vendría con pruebas? Try again.  Aquí está la entrevista.

Obviamente la fetichización es un problema, pero esto se pone peor. Ha habido gente que me ha intentado decir que no sólo El lado oscuro no es homófobo (ooooh boy do I have news for you) sino que es como súper progre porque normaliza la relación entre dos chicos. Así que allá va, mis pensamientos sobre la "normalización" de los personajes queer y las relaciones entre ellos.

Esa es mi cara cuando alguien suelta esta mierda. Let's get the rajamiento going.


Si una autora hetero dice que "en su mundo fantástico no hay homofobia" yo pienso ANDA, COMO EN SU VIDA. (Porque es hetero. Get it?) A ver, qué derecho tiene una persona que no ha experimentado homofobia en su vida a invisibilizar los problemas de la gente que sí. Cómo vas con todo tu morro y no representas una opresión de la que te beneficias en la vida real en tu mierda de literatura. Hay que tener poca vergüenza.

En este caso particular, que digan que una autora que tiene menos tacto que una lija con la representación LGBT+ es básicamente nuestra salvadora porque *gasp* no ha incluido homofobia obvia en su libro tiene aún más inri porque esta saga está plagada de homofobia (y bifobia) accidental. Así que dejémoslo claro: si eres una persona de mierda, que escribe triángulos amorosos queer porque se cree que es "edgy" y dice que no sabe escribir personajes gays sin hacerlos estereotipos (aka esta pava es homófoba que te cagas) tu homofobia va a filtrarse en tu narrativa. Incluso aunque no haya una horda de campesinos persiguiendo a Nathan y Gabriel con antorchas encendidas.

Y aquí está, un repaso rápido de todos los clichés de mierda de El lado oscuro que demuestran la homofobia de la autora. Porque haberlos, haylos.

SÍ. Me merezco miles de libros con personajes LGBT+ escritos por autorxs voces propias


Vamos a empezar con la premisa:

Inglaterra, época actual. Nathan Byrn sabe que no es como los demás. Aunque su madre era una respetada Bruja Blanca, su padre pertenece al linaje de los temibles Brujos Negros, lo cual hace de él un ser dividido que se debate entre la luz y las tinieblas. Este origen no le permite integrarse plenamente a la comunidad Blanca, la cual lo trata con desprecio y recelo. El hecho de que Nathan sea, además, hijo de Marcus, el más temido y odiado de los Brujos Negros, sólo sirve para empeorar su situación. El Consejo de los Brujos Blancos ha decidido someterlo a un control brutal para evitar que su lado sombrío se imponga. No obstante, llega el momento en el que Nathan decide convertirse en el dueño de su destino: será él y nadie más quien determine su camino.

El argumento nos da igual para el tema que estamos tratando, pero de verdad, si las brujas y brujos viven en Inglaterra, en la época actual, camuflados junto a los humanos normales AKA EN UNA SOCIEDAD HOMÓFOBA, ¿cómo exactamente se han librado de ser homófobos? Además de que la magia se transmite por la línea sanguínea, así que ¿cómo se han librado los brujos gays del cliché de "no tendrás hijos propios"? No lo sé. Porque ignorar la homofobia ni siquiera tiene sentido para el argumento del libro. Nada tiene sentido. Estoy muy cansada.

Ya os cuento yo las movidas amorosas: Nathan se enamora de una bruja blanca, Annalise, cuando es un crío de diez años o así. Tienen un romance muy cuqui siendo críos, pero se separan porque movidas argumentales. Nathan conoce ya con dieciséis años (¿creo?) a Gabriel, un brujo negro que es gay y se convierte en su mejor amigo, y por algún motivo se enamora de él desde casi el primer momento.

Y atención a la movida: no sólo hay un enamoramiento no correspondido súper tóxico ahí (quiero mucho a Gabriel, pero fantasear con que alguien se muera y abrazar su cadáver hasta que te mueras tú también no es muy sano) es que después de dejarle claro varias veces que son sólo amigos, Nathan termina liándose con Gabriel. Mientras está, se supone, enamorado de Annalise. Y Annalise está en coma en la habitación de al lado. Y cuando se despierta Nathan sigue enamorado de ella y empiezan a salir. Sí. Sí. Acabáis de leer todo eso. Tened piedad, que yo me leí el libro.

Está claro que el amor enfermizo de Gabriel es malo, pero el cliché de que una persona bisexual le ponga los cuernos a su pareja con literalmente la persona que tiene más a mano es... wow. Es bifobia, ni más ni menos. Bueno, ya sabéis, no os fiéis de la peña bisexual porque os engañará en cuanto os despisteis. O en cuanto os quedéis en coma. No podéis ni pestañear o tendrán la lengua en la boca de otra persona.

¿Adivináis lo que pasa en este libro donde las relaciones románticas son tan sanas? Sí, Annalise despierta. Sí, Nathan le habla de Gabriel, le cuenta que es gay y está enamorado de él (el tipo de cosa que cuentas sin el permiso de la persona involucrada, vamos, lo normal). No, del beso no dice nada. ¿Para qué, con lo bien que le ha quedado esa bifobia casual a Sally Green?

¿De escribir personajes LGBT+ sin perpetuar clichés dañinos? Lo dudo.


¡ESPERAD, QUE ESTO SE PONE MEJOR!

Cuando por fin Nathan y Annalise terminan (de una forma bastante dramática, debo añadir), él se pone... psicológicamente mal. En el sentido de "voy a asesinar gente y amenazar a mi único amigo con un cuchillo". Esto aún podía ser más tóxico. Nathan ya había sido horrible con Gabriel antes, empezando por darle una paliza a los pocos días de conocerse, pero ahora le grita a todas horas, le pone un cuchillo al cuello, y en cierto momento le escupe en la cara. No en el sentido kink, en el sentido te-odio-y-me-das-asco. Este fue mi único momento de fe en que Gabriel se largaría de ahí porque llevaba tres libros haciéndolo todo por Nathan y por fin, por fin, se enfada.

Pero nada, Nathan se disculpa y se vuelven super maps 4ever otra vez y *redoble de tambores* terminan juntos. Juntos-juntos. Hay besos y amor y sexo y felicidad queer durante unos veinte minutos. Porque qué creeis que pasa entonces:


Chiste time: un protagonista bisexual y su interés amoroso homosexual entran en un bar. Alguien le dispara al protagonista. Su pareja recibe el balazo y muere. Fin.

En serio. Eso es lo que pasa. Hay una pelea, cogen a Gabriel de rehén, Nathan intenta liberarle y las balas que rebotan de él (idk, cosas de magia) matan a su novio. Esto debería ser una trope ya por méritos propios. No, no os vayáis, que la fiesta aquí no para. Una vez ya que se han cargado a Gabriel, Nathan no puede lidiar con la pérdida y tiene alucinaciones de que sigue vivo. Se va a vivir al bosque, donde entierra el cadáver. Y al final, get ready for it, se convierte en un árbol. Junto a la tumba de Gabriel. Porque el dolor era insoportable y quería estar con él para siempre, supongo. Deberíamos ampliar este cliché a "Entierra a tus gays y conviértete en un árbol".
Y aún me diréis *voz tiquismiquis* ¿Y qué quieres, que los personajes queer no mueran nunca? Y sí, creedme que personalmente me encantaría eso, pero tenéis que ver (incluso aunque seáis heteros, eso no os exime) que los mensajes que lanza la narrativa de personajes LGBT es diferente a la de los demás grupos. Si escribes una saga en la que el protagonista bisexual torturado y sufridor por fin encuentra la felicidad sólo para después quitársela y matar a su interés amoroso gay, estás mandando el mensaje de que las personas queer no tendrán finales felices. Y esto pasa demasiado a menudo en la realidad como para que la gente lo lea y piense "oh, es solo un personaje muerto". Nah.

El hecho de que en la ficción haya una tendencia a cargarse a los personajes gays se explica perfectamente en el link que os he puesto antes, de la trope Bury your gays: 
Often, gay characters just aren't allowed happy endings. Even if they do end up having some kind of relationship, at least one half of the couple, often the one who was more aggressive in pursuing a relationship, thus "perverting" the other one, has to die at the end.

Con que sí, quiero que dejen de escribir a personajes gays enamorados de forma tóxica de gente que no se los merece. Quiero que dejen de escribir a personajes bisexuales que ponen los cuernos sin venir a cuento y luego mienten a sus parejas. Y quiero que dejen de matar a los personajes LGBT+ que se atrevieron a tener un momento de felicidad para después ser asesinados de forma dramática por la persona que quieren.

Quiero que los autores hetero se callen la boca y escuchen. Quiero que empiecen a introducir personajes queer que no sean hombres gays o incluso bisexuales. Quiero que presten atención a la comunidad y sean conscientes de los mensajes que transmiten sus narrativas. Quiero que, hasta que hagan todo esto, dejen de escribir personajes LGBT+.

Y entonces mi lucha habrá acabado.


______________________________________________
Edit 1: Oh boy encontré otro de los grandes momentos de Half Lost que no recordaba en la relectura

Ledger: controlé mentalmente a un chico que me hacía bullying y le convencí para que le dijese a todo el mundo que era gay, y terminó suicidándose por el acoso
Nathan: no fue culpa tuya, fue la sociedad
yo: wtf claro que fue culpa suya qué mierdas dices

A ver si empezamos a hacer responsables a los personajes de sus actos homófobos eh. Cuando queráis. 

RESEÑA: Binti - Nnedi Okorafor

Después de mucho pensar y repensar si debería hacer las reseñas de las novelas cortas en otro formato he decidido que: no. Es demasiado lío y además que sean cortas no significa que merezcan que habla de ellas menos que de una novela de 500 páginas. Así que el único cambio es que inauguro el tag de "novellas". *sonido de matasuegras* ¡Vamos allá!

Su nombre es Binti, y es la primera persona de la tribu Himba a la que ha sido ofrecida una plaza en la Universidad Oomza, la mejor institución de la galaxia. Pero aceptar la oferta significará renunciar a su lugar con su familia para viajar entre las estrellas con extraños que no respetan su cultura.

El conocimiento tiene un precio, uno que Binti está dispuesta a pagar, pero el viaje no será fácil. El mundo en que busca entrar lleva tiempo en guerra con los Medusa, una raza alien que se ha convertido en fuente de pesadillas. La Universidad Oomza han enfadado a los Medusa, y el viaje estelar de Binti la pondrá al alcance de su mortal agarre.

Si Binti espera sobrevivir el legado de una guerra que no es suya, necesitará tanto las habilidades de su gente como la sabiduría de la misma Universidad - pero antes tiene que llegar allí, viva.


Lo primero que tengo que decir es que me cuesta mucho poner puntuaciones altas a las novellas porque siempre me dejan con una sensación de ¿y ya está? Son demasiado cortas para mi gusto (sí, ya sé que por eso son novellas) pero no suelo interesarme por la historia y los personajes cuando no hay suficiente narrativa para profundizar. PROBLEMA QUE NO TUVE AQUÍ PORQUE 10/10 A TODO.



La parte buena es que no gasto tiempo intentando empatizar con tropecientos personajes porque prácticamente solo hay dos (vale, hay más, pero dos principales): Binti y [spoiler]. En serio, son spoilers. Si queréis saberlo, leedlo. Pero la relación entre los dos nos ayuda a ver el contraste entre el origen de Binti y la vida a la que espera llegar, pero también la importancia de ser fiel a sus principios y recordar de dónde viene.

El worldbuilding en particular es increíble. Dentro de la ciencia ficción que he leído se tiende demasiado a centrarse en crear razas, planetas y sistemas políticos, pero en Binti se centra en la cultura. Las diferencias culturales entre Binti y sus compañeros de la Universidad Oomza son tan marcadas como las diferencias con los Medusa. Nunca había leído afrofuturismo y me ha encantado ver cómo se integra esa visión futurista del pueblo Himba con el resto del universo, mucho más amplio y lleno de vida de lo que vemos en la realidad. (Mención aparte merecen los sistemas de meditación matemáticos que usan los estudiantes para entrar en trance y las naves espaciales orgánicas, pero no os quiero chafar todos los detalles).


Binti, a veces. (Ese es Zach Galifianakis). No, es Binti. Pero sin las trenzas con ocre.

No solo vemos muchísimo worldbuilding, sino que Nnedi Okorafor lo combina con una narrativa muy entretenida y cargada de suspense. Mantiene el lenguaje relativamente sencillo y directo, consiguiendo de este modo no aburrirnos con demasiada información. El desarrollo de la historia fue muy natural, y si de algo tengo que quejarme, más por costumbre que por otra cosa, es del final. Me resultó demasiado sencillo, muy ideal. Pero en plan ideal del nivel de Breaking dawn parte 2. Es todo lo que os puedo explicar sin contároslo. Muy anticlimático. Si habéis visto la saga Crepúsculo (y la habéis visto, no lo neguéis) sabéis a qué me refiero.


Qué esperar si lo leéis:


  • Aliens medusa agresivos
  • Protagonista de la tribu Himba
  • Moviditas matemático-psicológicas
  • Worldbuilding muy nice


sábado, 18 de marzo de 2017

RESEÑA: The girl from everywhere - Heidi Heilig

Nix ha pasado toda su vida a bordo del barco de su padre, navegando a través del mundo y las décadas, de los mitos y la imaginación. Siempre y cuando su padre tenga un mapa, pueden viajar a cualquier lugar, cualquier momento, real o imaginario, junto a su tripulación, incluido un encantador ladrón.

Pero el final se acerca. Su padre está obsesionado con encontrar un mapa de Honolulu en 1868 que le guiaría a su amor perdido - la madre de Nix. Pero llegar allí borraría su propia existencia. Por primera vez, Nix se halla en aguas desconocidas. Podría encontrarse a sí misma, su familia, su propia habilidad fantástica, un romance épico. O podría desaparecer.

Ésta es una de esas cosas que cómo diablos no te van a gustar si hay PIRATAS VIAJANDO EN EL TIEMPO. Incluso mejor, hay piratas que pueden viajar a LUGARES FICTICIOS, siempre y cuando la persona que dibujó el mapa que usan creyera que eran reales. Pues nada, fue uno de esos libros que no enganchan aunque tenía muchas esperanzas puestas en él. La vida es así a veces.

No tengo ni idea de cuál ha sido mi problema con este libro, pero no he conseguido interesarme por el argumento ni conectar con los personajes en ningún momento.

Ya de primeras la protagonista me daba un poco igual. Nix no era precisamente lo más interesante del mundo, y además su relación con su padre me parecía redundante y estancada. Él está obsesionado con volver a Honolulu para salvar a la madre de Nix, mientras que ella no sabe qué pasará si lo consigue, ya que podría desaparecer si cambian el pasado. Y aun así durante gran parte del libro no hay conflicto en ese tema, su hija simplemente le sigue la corriente y trabaja buscándole un mapa que potencialmente podría matarla. Además su padre es el único que sabe Navegar (así, con mayúscula, porque es Navegar en plan guay, por el tiempo y a lugares fantásticos) y se niega a enseñar a Nix cómo hacerlo. Así que la tiene casi retenida en el barco, donde ella guarda escondido un mapa para poder huir en cuanto aprenda a Navegar y tener su propia vida.

El resto de los personajes son o una maravilla o un peñazo. La tripulación del barco es de lo mejor del libro: Kash es un ladrón que proviene de una ciudad ficticia de Persia, y es mi novio para siempre jamás, aunque sea el interés amoroso de Nix. Así que una de las cosas que más me fastidió de este libro es el triángulo amoroso. ¿Por qué meter otro interés amoroso totalmente insípido cuando el primero es maravilloso y obviamente endgame? Pues no lo sé. Pero ahí está, un personaje secundario que recibe mucha más atención de la necesaria. A decir verdad iba a rajar de este personaje pero no me acuerdo ni de cómo se llama, pero es un tipo blanco que vive en Hawaii y es muy majo y aburridísimo. Además de Nix, su padre y Kash, viajan con ellos Bee, una mujer sudanesa que habla con el espíritu de su esposa muerta (y le echa la culpa cuando las cosas van mal, son lo más cuqui) y Rotgut, un ex-monje chino que ha pasado a ser el cocinero de la nave y está a todas horas pensando en pescar. Es una pena que desaprovecharan a esos dos personajes, que no reciben casi atención ni implicación en la trama, porque habrían dado mucho juego.

El argumento fue lo que más me echaba para atrás. Al principio parece directo, casi hasta simple, pero se va enfangando con planes y gente que ha viajado al pasado y al futuro y paradojas temporales y al final ya no tenía ni idea de qué estaba pasando. Además para ser un libro de fantasía las motivaciones de los "malos" (ni siquiera voy a llamarles villanos porque son una pena de gente) son horriblemente mundanas.

Mis partes preferidas y que han evitado que lo dejara en una estrella, a parte de los personajes salvables, es el worldbuilding. La autora utiliza mitología de todo el mundo; nórdica, china, galesa y por supuesto hawaiana. El libro incluye un par de páginas al final para explicar de dónde proviene cada mito, como Vaadi Al-Maas, una ciudad descrita en una traducción francesa de Las Mil y Una Noches, de dónde procede Kash. Aparte de los lugares y las criaturas mitológicas, es genial la  la ambientación del Hawai colonial en 1880 (esto es casi veinte años de que Estados Unidos diera un golpe de estado y se anexionara las islas). Una parte de la trama se basa en la política de esa época, la relación del Reino de Hawaii con los Estados Unidos y las diferencias políticas entre los nativos de las islas que querían conservar su independencia y los colonos. Por desgracia no vemos gran cosa de esto en el argumento, aunque la segunda y última parte de la duología, que se publicó hace poco, parece explorar más el tema.

Una publicación compartida de @sparsireads el


Aunque me había hecho ilusiones por la premisa, y lo elegí para la casilla de protagonista biracial voces propias del Diversity Bingo 2017 (ya que Nix es de padre americano y madre china), creo que en este tema Not your sidekick profundiza más. Y la verdad, me gustó muchísimo más en general.

En resumen, un libro que prometía pero se quedó corto por unos protagonistas que no enganchaban, un triángulo amoroso innecesario y un argumento aburrido en un momento y farragoso en el siguiente.

Qué esperar si lo leéis:

  • Piratas viajando en el tiempo
  • Mitología de todo el mundo
  • MI NOVIO KASHMIR
  • Movidas políticas de Hawaii

lunes, 13 de marzo de 2017

RESEÑA: Ida - Alison Evans

Ida tiene más problemas que otros jóvenes para saber qué camino tomar en su vida. Ella puede cambiar entre universos paralelos, lo que le permite seguir caminos alternativos.

Un día Ida ve una copia semi-transparente de sí misma en el tren y empieza a preguntarse si de verdad controla su habilidad o hay más consecuencias de las que se pensaba.

Y aun así, ¿cómo puede saber si al final un universo es mejor que otro? ¿Y si esos cambios continuos la llevan a perder lo que es más importante para ella, justo cuando está descubriendo lo que es, y nunca puede encontrar el camino de vuelta?


[La editorial me concedió una versión electrónica a cambio de una reseña honesta y tal pascual. Las opiniones son mías. De quién iban a ser si no, en serio.]

Ida es uno de los libros que tenía fichados para el Diversity Bingo 2017 porque tiene un personaje de género no binario, más específicamente una persona genderqueer que utiliza pronombres they/them. Tenía muchas ganas de leerlo peeeero tristemente y por mucho que me hayan gustado los personajes y el ambiente, el argumento me ha dejado un poco chafada, así que lo dejo en 3 estrellas.




Primero las cosas buenas: La premisa está muy bien. Una chica que retrocede en el tiempo a voluntad pero de pronto cosas que había cambiado siguen igual en el presente y resulta que OH SORPRESA en realidad no estaba viajando en el tiempo, estaba cambiando entre realidades alternativas, y de tanto hacerlo han empezado a ¿enredarse entre ellas? ¿difuminarse los límites? Como queráis llamarlo.

Me encanta que no conviertan lo de su poder en algo súper serio e importante, porque hasta que se da cuenta de que puede tener consecuencias malas Ida está en plan "Vaya, se me ha caído ketchup en la camiseta HAGO CHÁS y retrocedo veinte segundos y la mancha ya no está". Todo el concepto de Un gran poder conlleva una gran responsabilidad me resultaba bastante peñazo así que era un punto de vista más relajado.

(si yo tuviera un superpoder lo usaría para cosas inútiles como Ida, no para salvar el mundo)

Los personajes son geniales y muy diversos y son todxs mis hijxs a partir de ahora. Incluye una protagonista bisexual, de padres alemanes y vietnamitas, que está en una relación con una persona genderqueer que usa pronombres neutros. Su primo es trans, y las dos personas que "vigilan" a los viajeros del tiempo son de género fluido. Este libro destruyó el binarismo de género básicamente. Aunque no sé si poner los personajes en la parte de cosas buenas o cosas malas porque no vemos suficiente de ellxs. Todo lo que quiero de este libro es que tripliquen las escenas de Damaris y Adrastos que son mis faves.

Las cosas reguleras: la narrativa. Describe demasiado las acciones pero no suficiente lo demás. Cuando hay momentos siniestros está bien pero por otra parte no quiero saber exactamente qué está haciendo la protagonista con las manos en todo momento, que no podía ni dejar el bol de cereales sobre la mesa sin contárnoslo.

Y las cosas malas: Mi mayor problema con este libro es que tiene muchísimo potencial en el argumento y no lo explota en absoluto. Una vez estamos metidos en La Movida me pasé medio libro esperando que ALGO MÁS pasara. Ida estaba viajando sin control entre los universos paralelos que había creado pero nunca nos explican por qué las decisiones que cambió crearon esas realidades. La subtrama de la agencia que vigila a los viajeros son literalmente dos capítulos en los que casi no vemos nada. La gente de la vida de Ida (su novia, su padre y su primo) nunca se ven arrastrados al argumento, básicamente están ahí como atrezzo. 

Y sin destriparos el final os cuento ya que se siente muy anticlimático. Igual era porque a esas alturas ya solo quería terminarlo, pero me dejó planchadísima.

QOTD: ¿Hay algún libro que hayáis disfrutado a pesar de un mal final o de que no tuviera un gran argumento? Yo solo puedo pensar en The foxhole court. Leer esa trilogía fue como engancharme a la heroína, era terrible pero no podía parar. (No digo que haya probado nunca la heroína, pero eso. Una comparación más acertada es que fue como empezar Shadowhunters en Netflix y sin querer ver toda las temporada seguida. Era malísima pero también me gustaba mucho).

lunes, 6 de marzo de 2017

RESEÑA: The princess saves herself in this one - Amanda Lovelace

Una colección de poesía dividida en cuatro partes; la princesa, la damisela, la reina y tú. Las tres primeras reconstruyen la vida de la autora en distintas etapas, mientras que "tú" sirve como una nota al lector y a toda la humanidad. Explora la vida y todo su amor, pérdida, dolor, recuperación, empoderamiento y inspiración.

world
where all

human beings
are taken care of

shouldn't be called
a "revolutionary"
way of life

& yet
it is.


Agárrense a lo que tengan más a mano que voy a hablar de misoginia interiorizada (la mía, en este caso) y por que le puse cuatro estrellas a un libro de poemas más bien mediocres.



Cuando descargué este libro solo me costó como media hora leerlo. La poesía no me sorprendió, pero sí me conmovió: lo profunda y sincera que se sentía. Me sentía identificada en ciertos puntos con la escritora, a pesar de que muchos de no compartir muchas de sus experiencias. Y lloré. Mucho.

Y cuando hube terminado fui a Goodreads y pensé: "Debería darle dos estrellas".
Permitidme que me detenga aquí un momento. ¿Por qué iba a hacer eso? Había disfrutado mucho el libro. Me molestaba el verso libre, vale. Algunos poemas parecían frases tristes genéricas, solo que pulsando Enter a cada palabra. Pero los poemas era bonitos y los temas que trataba eran íntimos y dolorosos. Ver reflejado en sus poemas cómo la escritora progresaba en su vida me hizo sentir optimista, mientras que me vi reflejada en otras y tuve que parar para lllorar. ¿Así que por qué iba a darle una puntuación baja?

Mientras consideraba esto leí otras reseñas en Goodreads, y vi cosas como:
"I guess these emo tumblr quotes are the modern version of poetry."
"They are emo one-liners that I used to write when I was 14 to fit on a fucking MSN status box to get my crush's attention."

Y entonces me di cuenta: me había gustado tanto el libro porque una versión más joven de mí se había sentido identificada con él. Y estaba pensando en darle una valoración tan baja porque no pensaba que los sentimientos de las chicas adolescentes sean poesía. Ya está, ya lo he dicho. Una parte de mí no creía que mis sentimientos fueran válidos y dignos de ser transformados en arte.



Así que a la mierda con esto. Me encanta este libro. Y para los que vienen a quejarse diciendo que "eso no es arte", dejad de decirles a las chicas que sus pensamientos solo valen para text posts deprimentes en tumblr y captions de instagram. Son poesía, y tienen derecho a hablar como se siente, y a hacer algo bonito con ello. Y me da igual que Amanda Lovelace no sea Neruda, ha hecho un buen trabajo en ese aspecto.

Así que sí, le voy a dar cuatro estrellas y esperar que las adolescentes que se sienten ahora como nosotras solíamos sentirlas puedan encontrar este libro y sepan que las cosas mejoran.

Ahora un intento de reseña de verdad:
Es una colección de poesía muy autobiográfica y muestra el desarrollo de la autora desde que era una niña. Los poemas son cortos, algunos apenas una frase, pero todos son honestos y dejan marca. Los aspectos técnicos de la poesía no son buenos, la verdad: no tienen rima, la métrica parece aleatoria y en muchas las palabras están demasiado separadas, incluso una palabra por verso.

Como recopilación de poemas The princess saves herself in this one tiene algo de lo que los versos que podemos encontrar en internet y con los que tanto lo han comparado carecen: una línea temática consistente. Por muy conmovedores que puedan ser los versos por sí mismos, solo al unirlos en un libro podrán contar una historia de dolor y lucha y recuperación como esta. Me gustó que el lenguaje poético fuera coherente, del mismo modo que las partes del libro tomaban su nombre de arquetipos femeninos de los cuentos de hadas (aunque eché de menos que no se mencionara a las brujas) las metáforas seguían el mismo tema: dragones, tronos, etc.
© sparsireads
Maira Gall